A través de instrumentos como el telescopio y el microscopio, los humanos han podido aprender sobre los organismos y el mundo físico en el que viven.

Sin embargo, aunque hemos estudiado el comportamiento humano y las sociedades durante mucho tiempo, no teníamos un instrumento tan poderoso como el telescopio o el microscopio para observar los patrones del comportamiento humano.

Pero ahora, la tecnología digital y su capacidad de procesar grandes cantidades de datos generados por el ser humano pueden ser una poderosa herramienta para la investigación en ciencias sociales.

El Internet es similar al telescopio en que nos permite observar las cosas de manera que no se podía hacer antes. A través de la tecnología digital, los científicos pueden observar las actitudes y comportamientos de un gran número de personas. El Internet permite la observación ya veces la experimentación a gran escala.

La recopilación de “grandes datos” y la capacidad de hacer experimentos utilizando Internet, puede ser el comienzo de una revolución científica en la investigación social. Pero hay importantes consideraciones éticas que también deben ser tenidas en cuenta.

Cómo comienza la revolución científica

Las revoluciones científicas comienzan con la invención de nuevos instrumentos.

Por ejemplo, quinientos años después de la invención del telescopio, el noble danés Tycho Brahe lo usó para observar los cuerpos celestes.

Recopiló datos sobre la ubicación de los objetos planetarios. Él no entendía lo que significaban los datos, pero él los coleccionó de todos modos. Los datos recogidos por Brahe se convirtieron en la base para cálculos del matemático Johannes Keppler. Calculó patrones a partir de los datos de Brahe y descubrió que los planetas se mueven en forma de elipse.

Cien años más tarde, Isaac Newton formuló la teoría de la gravedad, revolucionando nuestra comprensión de cómo funciona la naturaleza. Al entender la gravedad no sólo entendemos los movimientos de planetas y estrellas, sino que los humanos también son capaces de crear tecnología como satélites, viajes espaciales y GPS.

A partir de esa historia podemos ver que el progreso en la ciencia partió de la recopilación de datos puramente posible gracias a la invención de nuevos instrumentos de observación. Los matemáticos descubrieron patrones dentro de los datos, surgieron teorías y revolucionaron nuestra comprensión del universo.

Del mismo modo, los biólogos miraron bajo su microscopio y vieron microorganismos, células y otras pequeñas cosas que conforman la vida. Esto ahora ha avanzado a los avances en ciencias de la vida, de encontrar curas para varias enfermedades a la edición de genes.

Retos en la investigación social

A diferencia de los científicos que estudian ciencias naturales o físicas, los científicos sociales se han enfrentado a problemas fundamentales en la prueba y la exploración de nuevas teorías.

Al hacer la investigación, el método científico es observar y experimentar. Los físicos no entrevistan a los electrones que están investigando. Los biólogos no entregan ADN. Los científicos sociales son los únicos que tendrían que hacer preguntas al sujeto de su investigación.

Eso no quiere decir que la observación y la experimentación a gran escala en la investigación social no existan. Ellas hacen. Pero es muy limitado. El método común en la investigación social cuantitativa es a través de la encuesta.

Un problema obvio en la investigación de la encuesta es que las personas a veces tienen recuerdos débiles sobre sus comportamientos o actitudes. Por ejemplo, una persona le preguntó cuántas veces comprobar su teléfono inteligente en un día puede responder con una amplia gama de números que pueden no ser correctos. Por otra parte, hay, en raras ocasiones, incentivos para que la gente mienta.

Cómo la tecnología digital puede revolucionar la investigación social

La tecnología digital registra las conductas y actitudes de las personas. Nuestros teléfonos equipados con GPS almacenan datos de movilidad, los bancos y las compañías de tarjetas de crédito poseen nuestros patrones de gasto, y las redes sociales capturan nuestros estados de ánimo y nuestros pensamientos.

A veces no tenemos que preguntar a la gente sobre sus comportamientos, sólo necesitamos observar sus actividades en línea.

En la investigación social, la experimentación es muy difícil de hacer porque requiere un grupo de control para comparar con los sujetos sometidos a prueba, y es muy difícil mantener el ambiente controlado. Los científicos sociales no pueden crear condiciones diferentes de vida social porque no podemos crear universos paralelos.

En Internet podemos controlar el entorno digital. Internet ofrece nuevas oportunidades para la experimentación.

http://onlyblog.net/wp-content/uploads/2017/09/La-tecnología-digital-puede-iniciar-una-nueva-revolución-científica-en-la-investigación-social-700x469.jpghttp://onlyblog.net/wp-content/uploads/2017/09/La-tecnología-digital-puede-iniciar-una-nueva-revolución-científica-en-la-investigación-social-150x150.jpgadminSociedadTecnologiaA través de instrumentos como el telescopio y el microscopio, los humanos han podido aprender sobre los organismos y el mundo físico en el que viven. Sin embargo, aunque hemos estudiado el comportamiento humano y las sociedades durante mucho tiempo, no teníamos un instrumento tan poderoso como el telescopio o...Los mejores articulos con información multitematica