Ignorar los pies puede tener consecuencias dolorosas incluyendo infecciones bacterianas o fúngicas, callos, piel agrietada, mal olor, entre otros. Un simple ritual de fregar los pies, mantenerlos secos y usar…
Continuar leyendo